El mosaico interior

Hace algunos años me enfrenté con la difícil tarea de embellecer una de las paredes exteriores de la antigua casa de campo de un familiar. Al principio no sabía qué material utilizar. 
Estudié Bellas Artes no albañilería, por lo que tuve que informarme bien de las características de las pinturas para exterior y de su durabilidad y resistencia a la intemperie. 
Finalmente decidí poner azulejos. Escogí algunos, que aunque frágiles, tenían hermosos dibujos y brillantes colores que creí, darían alegría y claridad a la pared que debía decorar.


Como se trataba de un espacio pequeño, yo misma recogí las cajas en la fábrica y las metí en el coche para transportarlas. Al llegar a mi lugar de trabajo, agarré la primera caja, la saqué del maletero de mi vehículo y la deposité cerca de la pared, donde había colocado también la bolsa de cemento y las molduras de separación… pero cuando tomé entre mis manos la segunda caja, una de las aletas inferiores de cartón cedió bajo el peso y los azulejos cayeron al suelo rompiéndose muchos de ellos. 
Durante algunos segundos permanecí inmóvil, como petrificada ante lo que acababa de suceder… ¿Qué haría ahora? ¿Tirarlos y comprar más? De pronto una idea cruzó por mi cabeza como una estrella fugaz… ¿Y si rompía todos los demás y hacía un mosaico? Estoy segura de que aquella fue la voz del Artista supremo. 

Dicho y hecho. Enseguida me puse manos a la obra. Tardé un poco más de lo que hubiera deseado, y de lo que hubiera tardado si los azulejos no se me hubieran roto, pero el resultado fue de lo más original y le encantó a toda la familia. 

A veces, en tu vida espiritual, también vas a romperte para que Dios pueda reconstruirte y hacer contigo algo que merezca la pena. Sus diseños son siempre mejores que el original que cualquier ser humano pueda realizar. 

Romperte por dentro frente a la dificultad, la desesperanza, el dolor o la frustración es duro. Nadie desea experimentar esa sensación. Sin embargo, el Ser que más te ama en el universo sabe por qué lo permite. No deja nada al azar. Siempre tiene un plan.
A mi se me puede caer una caja de azulejos, pero el Señor nunca comete errores. Él utiliza lo negativo que te ocurre y lo reconvierte en algo altamente positivo para ti y para los demás. 


Cuando la Biblia dice en Romanos 8:28 que “Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados“, no quiere decir que si amas alSeñor no vas a tener problemas… 
Estudia tu Biblia y verás la cantidad de ellos que tuvieron todos los que eran amigos de Dios. A veces necesitas romperte por dentro para que Él pueda trabajar en tu interior. 
Como en el caso de Moisés, José, Daniel o Pablo… cada personaje bíblico experimentó en algún momento lo que significa quebrarse, para aprender a confiar realmente en su Padre y que Él pudiera usarlo para Sus planes. 
Es un momento de inflexión en tu relación con Dios en el que deberás decidir siconfiar en Él en cuyo caso vuestra relación se fortalecerá, o rechazarle en cuyo caso tu relación sequebrará. Es curioso… cuando tu te rompes es cuando realmente puedes hacerte fuerte en el Señor. 

Si eres un cristiano sincero, enfrentarás la adversidad de esta vida y tendrás problemas, pero no los afrontarás solo. De la mano del Todopoderoso, y por supuesto, con la esperanza puesta en Él, todo es posible.  
Hoy puedes estar abajo, y mañana Dios puede ponerte en la cima de una montaña. Su voluntad es perfecta y sus planes también. Nunca te des por vencido. 
Mientras estés tomado de la mano del Creador de todo cuanto existe, no hay derrota posible. 
Si hoy estás roto por dentro, permite que Dios haga un precioso mosaico con tus pedazos. Seguramente el resultado será muchísimo mejor de lo que jamás pudieras haber imaginado. 
Si se te ha caído la caja de azulejos, no te quedes llorando en el suelo. 
Eleva una oración a tu Creador y pide su dirección a partir de este momento. No importan los pedazos rotos, Él puede hacer de tí una obra de arte.
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

4 comentarios:

  1. Q Hermosa historia con tanta enseñanza....amen.

    ResponderEliminar
  2. Es de grande bendicion para mi vida ya k deje k mi caja de asulejo se cayera y oy lucho por contruirla

    ResponderEliminar
  3. Las adversidades son desafíos de la vida, para probrar la confianza que tienes en Dios, y si hay que romperse en mil pedazos para volver a renacer a esta vida llena de cosas bellas

    ResponderEliminar
  4. A la persona que escribió este mensaje mil bendiciones para ti por poner ese mensaje tan hermoso fue completo para mi por que cuándo lo ley entendí que mi interior esta peor que un rompe cabeza y solo de rodillas e podido levantarme poco a poco se que no puedo rendirme porque Dios esta conmigo jamás pensé que una traición doliera tanto pero hay vamos poco a.poco con mi Dios delante siempre

    ResponderEliminar