jueves, 21 de marzo de 2013

La mejor maestra

El primer día de clases, la profesora Thompson, maestra del 5 grado de primaria, les dijo a sus nuevos alumnos que a todos los quería por igual. Pero eso era una mentira, porque en la fila de adelante se encontraba hundido en su asiento Jim Stoddard, a quien la profesora Thompson conocía desde el año anterior y había observado que él era un niño que no jugaba bien con los otros niños, que sus ropas estaban desaliñadas y constantemente necesitaba un baño. Con el paso del tiempo, la relación entre la profesora y

Jim se volvió desagradable, a tal punto que ésta sentía mucho gusto al marcar sus tareas con grandes taches en color rojo y poner una gran "F" en el encabezado.
Un día la escuela le pidió a la Sra. Thompson revisar los expedientes anteriores de cada niño de su clase y ella puso el de Jim hasta el final. Sin embargo, cuando revisó su archivo, se llevó una gran sorpresa.

La maestra de primer grado de Jim escribió: "Jim es un niño brillante con una sonrisa espontánea. Hace sus deberes limpiamente y tiene buenos modales; es un deleite tenerlo cerca".

Su maestra de segundo grado escribió: "Jim es un excelente alumno, apreciado por sus compañeros pero tiene problemas debido a que su madre tiene una enfermedad incurable y su vida en casa debe ser una constante lucha". Su maestra de tercer grado escribió: "La muerte de su madre ha sido dura para él.

Trató de hacer su máximo esfuerzo pero su padre no muestra mucho interés y su vida en casa le afectará pronto si no se toman algunas acciones".

Su maestra de cuarto escribió: "Jim es descuidado y no muestra mucho interés en la escuela.. No tiene muchos amigos y en ocasiones se duerme en clase".

En este momento la Sra. Thompson se dio cuenta del problema y se sintió apenada consigo misma. Se sintió todavía peor cuando al llegar la Navidad, todos los alumnos le llevaron sus regalos envueltos cada uno de ellos en papeles brillantes y preciosos listones, excepto por el de Jim. Su regalo estaba torpemente envuelto en el pesado papel café que tomó de una bolsa del súper.

Algunos niños comenzaron a reír cuando ella encontró dentro de ese papel un brazalete de piedras al que le faltaban algunas y la cuarta parte de un frasco de perfume. Pero ella minimizó las risas de los niños cuando exclamó:

- ¡Que brazalete tan bonito, poniéndoselo y rociando un poco de perfume en su muñeca!

Jim Stoddard se quedó ese día después de clases solo para decir:

- "Sra. Thompson, hoy usted olió como mi mamá solía hacerlo".

Después de que los niños se fueron, ella lloró por lo menos durante una hora. Desde ese día ella renunció a enseñar solo lectura, escritura y aritmética. En su lugar, ella comenzó a enseñar valores, sentimientos y principios a los niños.

La señora Thompson le tomó especial atención a Jim. A medida que trabajaba con él, su mente parecía volver a la vida. Mientras más lo motivaba, más rápido respondía. Al final del año, Jim se había convertido en uno de los niños más listos de la clase y a pesar de su mentira de que ella quería a todos los niños por igual, Jim se volvió uno de sus consentidos.

Un año después, ella encontró una nota de Jim debajo de la puerta del salón, diciéndole que ella era la mejor maestra que había tenido en su vida. Pasaron seis años antes de que recibiera otra nota de Jim. Él entonces le escribió que ya había terminado la preparatoria, había obtenido el tercer lugar en su clase, y que ella todavía era la mejor maestra que había tenido en su vida.

Cuatro años después, recibió otra carta, diciéndole que no importando que en ocasiones las cosas habían estado duras, él había permanecido en la escuela y pronto se graduaría de la Universidad con los máximos honores. Y le aseguró a la Sra. Thompson que ella era aun la mejor maestra que él había tenido en toda su vida.

Luego pasaron otros cuatro años, y llegó otra carta. Esta vez le explicó que después de haber recibido su titulo universitario, él decidió ir un poco más allá. Y le volvió a reiterar que ella era aun la mejor maestra que él había tenido en toda su vida. Solo que ahora su nombre era más largo y la carta estaba firmada por el Dr. James F. Stoodard, M.B.

El tiempo siguió su marcha y en una carta posterior Jim le decía que había conocido a una chica y que se iba a casar. Le explicó que su padre había muerto hacia 2 años le preguntó si accedía a sentarse en el lugar que normalmente esta reservado para la mamá del novio. Por supuesto que ella accedió. Para el día de la boda usó aquel brazalete con varias piedras faltantes y se aseguró de usar el mismo perfume que le recordó a Jim a su mamá la ultima Navidad.

Ellos se abrazaron y el Dr. Stoddard susurró al oído de la Sra. Thompson:

- "Gracias Sra. Thompson por creer en mi. Muchas gracias por hacerme sentir importante y por enseñarme que yo podía hacer la diferencia".

La Sra. Thompson, con lágrimas en sus ojos, le susurró de vuelta diciéndole:
- "Jim, tu estás equivocado. Tu fuiste el que me enseñó que yo podría hacer la diferencia. No sabía como enseñar hasta que te conocí".




Si te gustó nuestra publicación, compártela en tus redes

↓ ↓ No te vayas sin dejar tu comentario ↓ ↓

17 comentarios:

  1. esta es una enseñanza muy hermosa y con un contenido agradable que le llega al corazón, gracias dios los bendiga.

    ResponderEliminar
  2. MUY BONITA LECCIÓN, PUES EN OCASIONES NOS LE DAMOS MAYOR IMPORTANCIA A LOS CONTENIDOS DEL PROGRAMA Y DEJAMOS A UN LADO EL COMPORTAMIENTO DEL SER HUMANO, ESTE ES EL QUE DEBEMOS CUIDAR PARA FORMAR MEJOR A NUESTROS ALUMNOS, LOS DOS ASPECTOS VAN DE LA MANO, ACTITUDES Y APTITUDES

    ResponderEliminar
  3. En muchas ocaciones los maestros se ekibocan son humanos!!!!! Pero les hara falta algo como esto para darse cuenta q todos merecen las mismas ensenanzaz TU Q CREES?

    ResponderEliminar
  4. De alguna forma la vida y Dios se encargan de poner cada cosa en su lugar, el mueve los hilos para que todo sea perfecto y como debe de ser.
    Detrás de cada niño, hay una historia, nadie sabe lo mucho que puede marcar a alguien ya sea de forma negativa o positiva.Solo hay que darse la oportunidad de ver mas allá de lo superficial de cada ser.

    ResponderEliminar
  5. Me llego a mi corazón porque yo tengo un hijo.asi .q es muy inteligente.pero tubo una enfermedad q lo cambio mucho y también tubo maestras q no sabian como enseñarle pero también a tenido algunas q le an tenido.calma y paciensia y oy ya casi termina el 8 grado y se podrá una higchool muy buena porque a pesar de todo mi hijo es muy inteligente

    ResponderEliminar
  6. freddy ovalles almonte.17 de abril de 2013, 13:52

    Esta lectura realmente me ha hecho llorar, siempre he pensado que de quien menos uno cree consigue el mejor aprendizaje, por eso nunca menosprecie a nadie todas las personas tienen su valor.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces al enseñar, empezamos a aprender, y es que en la vida uno nunca deja de aprender, cuando llegamos a una madurez o cuando la vida nos golpea uno entiende lo que los otros nos querían enseñar, espero que para algunos todavía no sea tarde, amen a los seres por lo que uno siente y no como otros lo ven, sobre todo amen a sus madres y a sus hijos

    ResponderEliminar
  8. Simplemente una muy buena leccion para las personas q juzgan por las apariencias, se olvidan q las apariencias engañan; Buen dia!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Muy hermoso sobre todo para quienes tenemos en nuestras manos la enseñanza de jóvenes Dios los bendiga

    ResponderEliminar
  10. sin comentarios ,"""" profesortes""""

    ResponderEliminar
  11. De donde salen estás lindas historias?

    ResponderEliminar
  12. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
  13. Lo unico que puedo decir es que todavía estoy llorando. .me llego al corazón. ......,

    ResponderEliminar
  14. Es una muy buena enseñanza, ojala tengamos oportunidad de compartirla para empezar a cambiar l tipo de personas que somos...

    ResponderEliminar
  15. Muy hermosa te flexion

    ResponderEliminar
  16. Esta muy bonita me llego al corazón

    ResponderEliminar
  17. Esto es muy bello y lo k a mi me deja es k aun sin ser maestros debemos tratar a todos x igual ya k no sabemos los problemas de cada kien

    ResponderEliminar

Quizás también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ultimas publicaciones