Arrodillate

Cuando sientas que ya no te quedan fuerzas para seguir de pie 
ARRODÍLLATE
Y recuerda que cuando dobles las rodillas, que no sea un gesto presuroso y vacío. Dale un alma.
Porque el alma del arrodillarse implica que también interiormente el corazón se inclina con profundo respeto ante Dios. Con este profundo respeto que sólo puede ser demostrado a Dios: porque lo adora.

Compartir en Google Plus
    Commentar con Blogger
    Commentar con Facebook

7 comentarios:

  1. todos los humillados,seran enaltecidos y todos los enaltecidos,seran humillados;;;

    ResponderEliminar
  2. sabe como calmar el dolor del alma solo Dios

    ResponderEliminar
  3. Preciosas palabras que llegan hasta el alma.

    ResponderEliminar