martes, 22 de julio de 2014

El abrazo

Reflexiones de Familia,
Se ha comprobado que todos necesitamos contacto físico para sentirnos bien, y una de las formas más importantes de contacto físico es el abrazo. 

Cuando nos tocamos y nos abrazamos con espíritu solidario y alegre, llevamos vida a nuestros sentidos y reafirmamos la confianza en nuestros propios sentimientos. 

Algunas veces no encontramos las palabras adecuadas para expresar lo que sentimos. 

Otras veces, simplemente no nos atrevemos a decirlas, ya sea por timidez o porque los sentimientos nos abruman, en esos casos se puede contar con el idioma no verbal de los abrazos. 

No solo debemos utilizar el lenguaje también debemos utilizar la sabiduría intuitiva, sin palabras y escuchar con el corazón. Así percibiremos el significado más profundo del misterio al que llamamos amor. 

Los abrazos, además de hacernos sentir bien, se emplean para aliviar el dolor, la depresión y la ansiedad. Provocan alteraciones fisiológicas positivas en quien toca y en quien es tocado. 

Acrecienta la voluntad de vivir a los enfermos. Es de todos bien sabido que cuatro abrazos al día son necesarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer como personas. 

¿Que nos brinda un abrazo? 

Seguridad: No importa cuál sea nuestra edad ni nuestra posición en la vida, todos necesitamos sentirnos seguros. Si no lo conseguimos actuamos de forma ineficiente y nuestras relaciones interpersonales declinan. 

Protección: El sentirnos protegidos es importante para todos, pero lo es más para los niños y los ancianos quienes dependen el amor de quienes los rodean. 

Confianza: La obtendremos de la sensación de seguridad y protección que recibimos. La confianza nos puede hacer avanzar cuando el miedo se impone a nuestro deseo de participar con entusiasmo en algún desafío de la vida. 

Fortaleza: Quizá pensamos que la fortaleza es una energía desarrollada gracias a la decisión de un individuo pero siempre podemos transmitir nuestra fuerza interior convirtiéndola en un don para el prójimo para confirmar y aumentar la energía ajena. Cuando transferimos nuestra energía con un abrazo, aumentan nuestras propias fuerzas. 

Sanación: Nuestra fortaleza se convierte en poderosa energía curativa cuando la transmitimos por medio del abrazo. El contacto físico y el abrazo imparten una energía vital capaz de sanar o aliviar dolencias menores. 

Autovaloración: El reconocimiento de que valemos es la base de toda satisfacción y todo éxito en nuestra vida. Mediante el abrazo podemos transmitir el mensaje de reconocimiento al valor y excelencia de cada individuo. 

Un abrazo para tí! 

Ha llegado el momento de resurgir de sus propias cenizas.
Lo que haya sucedido importa poco.
Levántese, proclame su liberación plena y festeje su nueva vida.
Recuerde que usted es mucho más grande que sus problemas.
Muchas veces no son más que una tempestad en un vaso de agua. 
Pero, aunque hayan sido muy graves, ya forman parte del pasado.

La vida es aquí y ahora La causa de su depresión pertenece al pasado; por eso, deshágase de lo que no existe y empiece a vivir lo mejor de usted mismo y de sus deseos. Alegría, alegría, que hoy es otro día. Resurgir es necesario.

Abrace a sus familiares, sonría desde el amanecer y juegue a ser feliz. Esta es su hora: salga de su cuarto, vístase como para una fiesta y empiece a festejar. 

Por favor, cambie esa expresión, péinese a la moda, esboce su mejor sonrisa y salga al mundo.Todos bendecirán su presencia.

Quien soy deja huella

Reflexiones de Familia, Quien soy deja huella, cintas azules
Una maestra de Nueva York decidió honrar a cada uno de los alumnos que estaban a punto de graduarse en el colegio, hablándoles de la huella que cada uno de ellos había dejado. Llamó a cada uno de los estudiantes al frente de la clase, uno por uno. Primero, les contó a cada uno como habían hecho huella en la vida de ella, y en la de la clase. Luego presentó a cada uno, con una cinta azul, impresa con letras doradas, en la cual se leía, “Quien soy deja huella.”

Al final, la maestra decidió hacer un proyecto de clase, para ver el impacto que el reconocimiento tendría en una comunidad. Les dio a cada uno, tres cintas azules más, y les pidió que fueran y extendieran esta ceremonia de reconocimiento. Luego deberían seguir los resultados, ver quién premió a quién, e informar a la clase al cabo de una semana.

Uno de los alumnos, fue a ver a un joven ejecutivo de una industria cercana, y lo premió por ayudarle con la planificación de su carrera. Le dio una cinta azul, y la adhirió a su camisa. Luego le dio las dos cintas extras y le dijo, “estamos haciendo un proyecto en clase de... “reconocimiento”, y nos gustaría que usted encontrara a alguien a quién premiar, y le de una cinta azul. Más tarde ese mismo día, el joven ejecutivo fue a ver a su jefe, quien tenía reputación de ser una persona amargada, y le dijo que él lo admiraba profundamente por ser un genio creativo.

El jefe pareció estar muy sorprendido. El joven ejecutivo le preguntó si el aceptaría el regalo de la cinta azul, y darle permiso de ponerla en la camisa. El jefe dijo,”Bueno, !claro!” El joven ejecutivo tomó una de las cintas azules y la puso en la chaqueta del jefe, sobre su corazón.

Y le preguntó, ofreciéndole la ultima cinta, “¿Podría tomar está cinta extra, y pasarla premiando a alguien más?”

El estudiante que me dio estas cintas está haciendo un proyecto de clase, y queremos continuar esta ceremonia de reconocimiento y ver como afecta a la gente. Esa noche, el jefe llegó a casa y se sentó con su hijo de 14 años, y le dijo “hoy me pasó algo increíble” estaba en mi oficina, y uno de mis empleados vino y me dijo que me admiraba, y me dio una cinta azul por ser un genio creativo. ¡Imagínate! ¡El piensa que yo soy un genio creativo!

Luego me puso una cinta azul que dice, “Quien soy deja huella.” Me dio una cinta extra y me pidió que encontrara a alguien más a quién premiar. Cuando estaba conduciendo a casa esta noche, Empecé a pensar a quién pudiera premiar con esta cinta, y pensé en ti. Quiero premiarte a ti.

Mis días son muy agitados y cuando vengo a casa, No te pongo mucha atención. Te grito por no tener buenas notas y por el desorden en tu habitación. De alguna forma, esta noche, solo quería sentarme aquí y, bien, hacerte saber que tu me importas. Tú y tu madre sois las personas más importantes en mi vida. ¡Eres un gran muchacho, y te quiero! El muchacho sorprendido empezó a sollozar y a llorar, no pudo parar. Todo su cuerpo temblaba.

Miró a su padre y entre lágrimas dijo, “Papá, hace un rato me senté en mi habitación y escribí una carta para ti y mamá, explicando porque me había quitado mi vida, y les pedía que me perdonaran.” Me iba a suicidar esta noche después de que vosotros os durmierais. Yo pensé que a vosotros no les importaba. La carta está arriba. No creo que la vaya a necesitar después de todo esto. Su padre subió al segundo piso y encontró la carta, sincera y llena de angustia y dolor. El jefe regresó al trabajo totalmente cambiado. Ya no estaba amargado, pero se aseguró de hacer saber a todos sus empleados que ellos hacen diferencia.

El joven ejecutivo ayudó a mucho otros jóvenes con la planificación de sus carreras, uno de ellos era el hijo del jefe, y nunca se olvidó de recordarles que ellos dejaban huella en su vida. Por añadidura, el joven y sus compañeros de clase aprendieron una lección muy valiosa.“Quien soy, deja huella”.

Ultimas publicaciones

Quizás también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...